Programas de bolsas azules y recogido en la acera

Estos programas van encaminados a reducir y reciclar el 35% de los residuos sólidos para 2016 y extender la vida útil de los sistemas de relleno sanitario. La meta principal es lograr que todos los municipios cuenten con programas de reciclaje, tales como bolsas azules y/o “curbside recycling”. Reciclar, además de ser bien fácil, crea nuevas fuentes de empleos y reduce la cantidad de residuos sólidos que llegan a los sistemas de relleno sanitario. Estos programas promueven la conservación nuestro ambiente.

Programa de Bolsas Azules

El método de bolsas azules o “blue bags” tuvo sus orígenes en la ciudad de Chicago con una muestra de 2,800 unidades de vivienda. Este programa se caracteriza por ser sencillo y económicamente viable para los municipios. Consiste en brindar la oportunidad de cumplir con la Ley de Reducción y Reciclaje sin incurrir en gastos adicionales. Al reciclar en bolsas azules es importante saber que el color azul es el distintivo del reciclaje y le recuerda al empleado de recogido que esa bolsa contiene materiales reciclables. La bolsa azul está diseñada para crear un balance entre la privacidad que todo residente desea tener y la transparencia que se necesita para identificar los materiales reciclables. Además son competitivas en precios si se compara con las bolsas plásticas de basura comunes.

El método de bolsas azules consiste en separar de la corriente de los residuos sólidos los materiales reciclables, tales como: botellas de vidrio, latas de aluminio y plásticos del 1 al 5 y 7. Estos materiales deben enjuagarse para evitar malos olores y sabandijas. Luego son colocados en la bolsa azul. Debes recordar que el papel de periódico se colocará en una bolsa separada para que no se humedezca y contamine. Una vez la bolsa esté llena, colócala en la acera para que el camión de reciclaje del municipio la recoja. Luego de recuperar los materiales, los empleados los clasifican para llevarlos a un centro de acopio.

Programa de Recogido en la Acera

El método de reciclaje en la acera o “curbside recycling” consiste en separar de la corriente de los residuos sólidos los materiales reciclables, tales como botellas de vidrio, cartón, papel, periódicos, latas de aluminio y plásticos del 1 al 5 y 7. Este método es más fácil para los participantes ya que consiste en colocar todos los materiales en el mismo recipiente sin necesidad de separarlos. Este recipiente le recuerda al empleado de recogido que contiene materiales reciclables.

 Estos materiales deben ser enjuagados. Deposite los materiales en el recipiente y una vez el recipiente esté lleno, colóquelo en la acera para que el camión de reciclaje del municipio lo recoja el día correspondiente de su recogido. Luego de recuperar los materiales, los llevan hasta un centro de acopio.